Hay balotaje: Massa y Milei definirán el 19 de noviembre quién será el nuevo presidente de Argentina

Las elecciones generales determinaron que los candidatos de Unión por la Patria y de la Libertad Avanza disputen en un mano a mano la presidencia de la nación.

Los argentinos regresarán a las urnas el domingo 19 de noviembre para elegir a su presidente entre el actual ministro de Economía, Sergio Massa, y el economista ultraliberal, Javier Milei.

Massa, el candidato oficialista de Unión por la Patria, lideraba el conteo de votos nacional al 96,31 %, con un 36,54 % de los sufragios, seguido de Milei de Libertad Avanza, con 30,06 %. Patricia Bullrich, la otra candidata que aspiraba a acceder a la segunda vuelta electoral de Juntos por el Cambio, sumó un 23,85 % de los votos.

Frente a sus seguidores, con un discurso conciliador y guiños al sector de centro derecha encabezado por Bullrich, Javier Milei calificó de «hecho histórico» su pase a la segunda vuelta y aseguró que “vengo a dar por terminado ese proceso de agresiones para barajar y dar de nuevo y lograr, de una buena vez, terminar con el kirchnerismo”.

Además, lanzó duras críticas al actual grupo en el poder y aseguró que «más allá de las diferencias tenemos que entender que enfrente tenemos una organización criminal, porque el kirchnerismo es lo peor que le pasó a la Argentina. Defienden un modelo que está diseñado para beneficiarse a costa de la población”.

«Vamos en noviembre por la gloria», afirmó.

Poco después de Milei, Sergio Massa se dirigió ante sus simpatizantes y dijo que buscará abrir una nueva etapa en la política argentina y que de convertirse en presidente convocará a un gobierno de unidad nacional.

“Mi compromiso es construir más argentinidad, más orden y seguridad, y no improvisación. Mi compromiso es construir una patria en la que tengamos la capacidad de que nuestros hijos puedan elegir ir a la escuela con una computadora en la mochila y no con un arma”, dijo haciendo referencia a las medidas de liberalización de armas que planteó Milei en su momento.

Los primeros resultados oficiales generaron una sorpresa en todo el arco político y en la sociedad, dado que al inicio de la jornada electoral Javier Milei era el principal favorito para quedarse con la elección, según algunas encuestas, que incluso apuntaban a que podía hacerlo en primera vuelta.

Tras conocerse los resultados, la candidata Patricia Bullrich aseguró que “la Argentina tiene que abandonar el populismo si quiere crecer y terminar con la pobreza. Hace años que nuestro país se hunde en la decadencia y eso tiene que cambiar”.

“Nunca vamos a ser cómplices del populismo en la Argentina y tampoco de las mafias que destruyeron a este país. Nadie de Juntos por el Cambio se va a rendir nunca”, aseguró.

El analista político Carlos Farah dijo que este resultado abre un escenario totalmente distinto al que se esperaba. «Ahora el boom es Sergio Massa. El candidato oficialista empezará a llamar hasta el último personaje de la política argentina para intentar captar los votos de los espacios políticos que quedaron fuera del balotaje”, afirmó.

Fue una jornada que transcurrió con normalidad, prácticamente sin denuncias de irregularidades y que estuvo marcada por una menor participación del padrón en comparación a elecciones generales pasadas.

La Cámara Nacional Electoral informó que la participación alcanzó el 77,65 %, una concurrencia menor a las últimas tres elecciones presidenciales.

“Fue una jornada ejemplar de la democracia argentina”, remarcó Julio Vitobello, el secretario general de la Presidencia a cargo de anunciar los primeros resultados.

Alejandro Catterberg, director de la consultora política Poliarquía, dijo que “con este resultado se rompe la polarización macrismo-kirchnerismo. Massa tendrá que buscar acuerdos y alianzas con sectores de Juntos por el Cambio (de la candidata Bullrich), un espacio al que ahora le costará tener liderazgos”.

“Hay un liderazgo que emerge en Sergio Massa porque muchos sectores van a presentar esta elección como una epopeya, en línea con el discurso que el propio candidato tuvo después de las elecciones primarias de agosto”, agregó.

Los expertos consideran que la situación económica generó el actual desencanto popular. En las elecciones primarias de agosto la participación electoral fue la más baja en los últimos 15 años: votó el 70,43 % del padrón total. En años anteriores había emitido el sufragio el 76,41 % (en 2019), el 74,91 % (en 2015), y el 78,66 % (en 2011).

“En los últimos ocho años la sociedad tuvo la posibilidad de ver que los gobernantes de turno no pudieron resolverle los problemas y, por el contrario, se concentraron más en peleas y divisiones que no hicieron más que empeorar la realidad argentina”, expresó el politólogo y consultor Francisco Caporiccio.

uno

Entrada siguiente

Los 10 diputados nacionales por Santa Fe que asumirán en diciembre

Lun Oct 23 , 2023
Visitas 387 La Libertad Avanza, Unión por la Patria y Juntos por el Cambio se repartieron las bancas, pero también […]

Últimas publicaciones

error: Content is protected !!