“De forma definitiva”: SanCor evalúa cerrar una planta láctea de San Guillermo por el interminable conflicto con un gremio

La firma dejaría de operar un establecimiento en San Guillermo, Santa Fe, por las interrupciones en la producción debido a medidas de fuerza de Atilra

Aun mes del inicio de las medidas de fuerza de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra), desde la cooperativa láctea SanCor informaron que evalúan “cerrar de forma definitiva la planta San Guillermo”, en Santa Fe, por el conflicto.

Esta industria, especializada en quesos blandos y con una capacidad instalada de 180 toneladas mensuales, había reiniciado la producción gracias a un convenio comercial con Aristeo SA, después de permanecer cerrada durante tres años. No obstante, en la empresa dijeron, en relación a la disputa con Atilra, que “es tan significativo el deterioro económico que estos paros generan para esa sociedad específica, que ya no se puede sostener más. Por lo tanto, es muy probable que se desactiva y no se retome la actividad”.

Desde el 14 de octubre pasado, el gremio realiza asambleas de seis horas en las diferentes dependencias de la cooperativa durante las cuales los trabajadores retienen tareas y discuten la situación que atraviesa la cooperativa. Inicialmente, esto se originó como una protesta por la demora en la creación de un fideicomiso de salvataje, pero posteriormente se amplió a una demanda por salarios. A pesar de que hubo tres reuniones en el Ministerio de Trabajo de la Nación entre SanCor y Atilra para internar destrabar el conflicto, no se logró ningún acuerdo.

En este contexto, la cooperativa había alertado que de no encontrarse una solución de manera inmediata se iban a ver afectadas tanto la producción, el suministro de los productos al mercado y el mantenimiento de las fuentes de trabajo. Finalmente hoy, en diálogo con LA NACION, fuentes de la firma alertaron que crecen las posibilidades de tener que cerrar la planta de San Guillermo.

Según detallaron, la planta había retomado operaciones inicialmente con 20 empleados, pero la intención era que este número creciera a medida que aumentara la producción. Esta comenzó con la utilización de entre un 20% y un 30% de la capacidad instalada, equivalente a 30.000 litros diarios, y se proyectaba alcanzar volúmenes mucho más significativos, de entre 70.000 y 80.000 litros diarios. Sin embargo, por el conflicto con el gremio, en SanCor alertaron que “es insostenible garantizar que la planta siga abierta bajo estas condiciones”.

El martes pasado se realizó la última reunión en el Ministerio de Trabajo. Allí, la empresa presentó una nueva propuesta para la normalización del pago de salarios, pero el gremio la calificó de “un plan de incumplimiento”. SanCor volvió a ratificar que “mantiene la oferta hecha en la audiencia en el Ministerio de Trabajo de regularizar la situación salarial en un plazo de 40 días desde el momento en el cual retome plenamente la operación”.

La propuesta consiste en ejecutar el pago salarial en tres etapas cada mes: la primera el cuarto día hábil, la segunda el 15 y la tercera el 22. Esta nueva modalidad comenzaría a regir con los salarios de diciembre de 2023, reflejándose en los pagos de enero de 2024. En tanto, el medio aguinaldo se abonaría en cuotas, completando el 100% en dos meses. Por otro lado, informaron que se comenzará a recuperar la pauta salarial a razón del 5% por mes a partir del pago de los sueldos correspondientes a diciembre de 2023.

Producto de las asambleas, la producción está resentida y con menos operaciones los empleados recibieron de pago menos plata. “Nunca para esta fecha es menos de $120.000 y esta última semana se entregó $50.000″, precisaron. En rigor, la firma cada vez recibe menos leche producto de la incertidumbre que afecta a los tamberos asociados, además de los pagos postergados.

Vale recordar que la semana pasada venció el plazo para la constitución del fideicomiso que aportaría 60 millones de dólares para un “salvataje” de la firma y no hubo oferentes. Ese fideicomiso era impulsado por un grupo de empresarios de diversos rubros, pero luego de dos años su plazo venció sin mayores avances.

En un comunicado, la cooperativa se refirió a la caducidad del plazo: “SanCor abre ahora un espacio para avanzar en nuevas iniciativas y propuestas”. Según pudo saber LA NACION, ahora lo que se estudia es la constitución de una figura jurídica para ingresar capitales dentro de la cooperativa.

SanCor llegó a procesar más de 3 millones de litros diarios, pero luego, en medio de una crisis y posterior reestructuración, perdió relevancia. De 14 plantas industriales que tuvo se quedó con seis. En tanto, actualmente estaba procesando unos 500.000 a 550.000 litros diarios.

POR Pilar Vazquez – La Nación

Entrada siguiente

San Guillermo: Esclarecimientos de hechos contra la propiedad

Vie Nov 24 , 2023
Visitas 361 PRIMER ZONA DE INSPECCIÓN CON ASIENTO EN SUARDI A raíz denuncia de un productor rural de 45 años […]

Últimas publicaciones

error: Content is protected !!