Colonia Alpina: Revisaba una bolsa y lo que encontró lo dejó sin palabras: tenía más de dos metros

Un productor de Colonia Alpina, al sur de Santiago del Estero, descubrió una serpiente lampalagua en un lugar donde había poroto para sembrar

Danel Leiva tiene 37 años, es de Colonia Alpina, al sur de Santiago del Estero, y este lunes cuando iba a retomar sus labores se llevó la sorpresa de su vida. Dentro de una bolsa con semillas de poroto se encontró con una serpiente de más de 2 metros mimetizada entre los granos.

“Esta mañana encontré una lampalagua en el poroto mungo. Estamos sembrando este poroto arriba de girasoles, estábamos revisando la semilla y nos encontramos con esto”, dijo al diario La Nacion. Contó también que las serpientes, normalmente, las encuentran en los galpones por las palomas y las ratas. “Hay gente que adopta a estos animales; las dejan enroscadas en los galpones”, afirmó.

Las imágenes estremecieron a más de uno en Twitter, donde Leiva compartió originalmente la tenebrosa fotografía. En ella se puede ver a la serpiente, cuyo nombre científico es Boa constrictora, mientras reposa sobre los granos verdes. “Pensé que la semilla de poroto podía tener gorgojos…”, contó en la red social.

Cerca de la localidad donde vive, al nordeste, está la laguna de Mar Chiquita, en el pueblo cordobés de Miramar. “Son regiones donde hay monte y en esos lugares suelen aparecer estas serpientes”, afirmó. Además, contó el destino que tuvo la serpiente: “La dejamos ahí sobre la semilla, pero lo más probable es que se vaya sola, a lugares muy resguardados, porque allí está muy expuesta, con movimiento”, añadió.

En esa región, dijo, encuentran con mucha frecuencia la lampalagua. “Es usual que busquen los calores en las monotolvas o los tractores cuando los parás, pero si te pica una lampalagua no tiene veneno, mata a las presas por compresión, es distinta a la yarará”, afirmó.

Tras la publicación, hubo usuarios que se atrevieron a describir el animal. “Sí, es una lampalagua. Son re mansas. Claro no te pongas a molestarla porque muerde. Son constrictoras sin veneno. En el campo controlan los ratones y lauchas. En Salta, algunos puesteros las tienen cerca de los ranchos para control de roedores”, comentó una persona.

En el caso de las yararás, explicó, estas suelen dar picaduras que llevan a la inflamación, una necrosis parcial o, en el peor de los casos, a la muerte. Sin embargo, hay situaciones en donde las picaduras se inflaman, pero que se recuperan tratándolas con rapidez. En el caso de los campos, los lugares donde se pueden encontrar estos animales, dijo, es en las silobolsas. “Hay gente que ha sido mordida y que las encuentra en silobolsas”, expresó.

Leiva es productor agropecuario, pero también tiene una empresa de tecnología para el agro: GEOAgro by Tek, con la que hace asesoramiento en agricultura de precisión. “Tenemos un equipo de implementación que acompaña a habilidades blandas en el desarrollo de las empresas, que tiene tecnología de punta, porque a veces compran tecnología y nosotros ponemos en valor todo eso. Tratamos de jerarquizar a todas las empresas”, dijo. Además, tiene una empresa donde producen leche en un tambo y cultivan girasol, maíz, soja, garbanzo y poroto.

sursantiago

Entrada siguiente

Suardi: Firma de contrato para la construcción de vivienda en Lote Propio

Mié Dic 28 , 2022
Visitas 493 En la mañana de este miércoles 28 de diciembre, se produjo la firma de contrato de obra, para […]

Últimas publicaciones

error: Content is protected !!